Todos los días reservo una hora para mi, entre las 8 y las 9 de la tarde es el espacio que guardo para tener un momento de relax.

Me encanta terminar el día mirando cómo el astro rey se esconde y acaba el día…Me encantan las puestas de sol.

Afortunadamente desde casa tengo una de las puestas de sol más bonitas, la bahía de San Antonio (Ibiza) en la que cientos de personas se agolpan en las tardes de verano para poder disfrutar del espectáculo pero hay muchas otras puestas de sol que han cautivado mi corazón.

Una de las puestas de sol más chulas fue hace un par de años cuando  estuve en Salvador de Bahía (Brasil) y aproveché para disfrutar de sus playas junto a la Costa dos Coqueiros, donde conocí una de las playas más bonitas que he visto en mi vida Massarandupio y en ella pude ver una puesta de sol alucinante (es verdad que estábamos sólo dos personas e hizo que el momento fuera más exclusivo) pero fue realmente precioso. Además recuerdo esas vacaciones con especial cariño porque aunque sólo he estado una vez cuando hice la reserva en el hotel mencioné que era mi cumpleaños en recepción y por la noche aparecieron con una vela en un pancake, que me hizo especial ilusión. ¡Qué detalle!

En Tarifa (Cádiz) también hay un sitio muy chulo en el que pude comprobar como la puesta de sol cambia el carácter de la gente y consigue calmar los ánimos. Después de salir a hacer surf con unos amigos, nos sentamos en la playa tomando unas cervezas hasta que llegó el momento del atardecer y nos quedamos todos en silencio viendo como se escondía. ¡Un lujo!

Tengo curiosidad por saber cual es tu puesta de sol preferida, ¿me lo cuentas?

 

 

Comments

comments

Esta entrada también está disponible en español