Amigos, hoy he soñado de nuevo con Brasil, el Brasil que no aparece en los periódicos aquel que tiene más que samba y fútbol, aquel que aloja el Amazonas, uno de los tesoros naturales más importantes del mundo.

Hace ocho años estuve por primera vez allí, conociendo su país que es muy extenso, más de ocho millones de kilómetros y sus principales ciudades: Sao Paulo, Río de Janeiro, Espíritu Santo, Salvador de Bahía y Fortaleza.

Fue un viaje alucinante, algo más de un mes con mi mochila y mi cámara de fotos, disfrutando de algunos de los entornos naturales más bonitos que he visto en mi vida. Os dejo una pequeña pincelada de las ciudades.

Sao Paulo, es imprescindible visitar el centro, aunque como primer aterrizaje puede llamar la atención por su degradación, completamente recomendable la calle Sao Bento, con muchas tiendas de disfraces de Carnaval y Liberdade donde está la colonia de japoneses más grande.

Río de Janeiro, ¡¡es increíble!! conocida como “la ciudad maravillosa” hace honor a su nombre. Playas como las de Ipanema, Copacabana y Leblón, monumentos y por supuesto su famoso Carnaval ( si puedes, es imprescindible verlo al menos una vez en la vida)

Espíritu Santo, situado un poquito más al norte de Río y con el Parque Estatal de Pedra Azul, ¡¡no te lo puedes perder!!

Salvador de Bahía, considerada como la capital cultural de Brasil, con más de 50 kilómetros de playa. Estuve cinco días recorriendo sus calles donde se puede disfrutar en cualquier rincón de la música (influencia africana) y de su gente. Aproveché también para visitar las playas de Imbassí, a unos 45 minutos y me alojé en uno de esos fantásticos hoteles .

Y Fortaleza, otra de las ciudades situadas en el norte de Brasil conocida como la ciudad del verano eterno, allí podrás disfrutar de sus playas, del surf, del running…. y todo alrededor de los más de 30 kilómetros de playa.
Si además lo acompañas de langosta… ¡¡te sentirás en el paraíso!!

 

 

Comments

comments