Hacer la maleta siempre se convierte en un pequeño momento de estrés. Nunca sabemos muy bien qué llevarnos para que quepa todo y no sobrepasemos el peso permitido por las aerolineas.

Estos son mis trucos para ahorrar espacio y no dejar nada en casa:
1. Mirad la previsión meteorológica de destino durante los días de la estancia. Así te evitaréis cargar con prendas que no vayáis a utilizar durante el viaje.  Contad los días de la estancia y planead un poco lo que vayáis a poneros a diario para llevar lo justo y necesario.

2. Si lleváis abrigos o ropa pesada, colocadla en el fondo de la maleta.

3. Enrollad la ropa en vez de doblarla. La ventaja de enrollar la ropa es que ganaréis mucho espacio aunque se os arrugue un poco más de la cuenta.

4. Usad los huecos de vuestros zapatos para colocar calcetines, objetos pequeños y frágiles, cargadores y demás cables. Para no ensuciar vuestra ropa, meted los zapatos en bolsas de plástico (sirven también gorros de ducha)

5. Todo objeto frágil tendrá que ir metido en el medio de la maleta para intentar protegerlo de todos los golpes que se llevan las maletas durante los viajes. No dudéis en poner una pegatina de “Fragil” en vuestra maleta, suelen tratar con más cuidado las que vienen con esa indicación.

6. Terminad vuestra maleta rellenando los huecos de la maleta con vuestra ropa interior.

Yo os podéis declarar : ¡Experto en hacer maletas de viaje!

Comments

comments

Esta entrada también está disponible en español