Hace un mes volví de otra de mis escapadas a Jamaica, esta vez porque mi amigo Diego que vive en la isla llevaba tiempo insistiendo en que le hiciera una visita, y además me habló sobre las increíbles cataratas que hay en la isla, por lo que conseguí cuadrar mi ruta de trabajo para hacer una parada en la isla caribeña y ver esta parte para mi desconocida.

Investigué un poco antes de ir y tanto las fotos como la información que encontré me resultaron muy llamativas.

Al llegar al hotel Grand Palladium Jamaica aproveché para preguntar en el check-in sobre las cataratas. La chica de recepción fue súper maja y me organizó el tour con una de sus agencias. La verdad, es que lo tienen todo muy bien organizado para que el turista pueda desplazarse con total seguridad.

Tuve 4 días libres, y durante ellos me dio tiempo a descubrir tres de estas increíbles cataratas: las Reggae, las Reach y las Fishdone. No son tan conocidas como las cataratas Dunn pero merecen mucho la pena conocer.

1- Las cataratas Reggae

Estas cataratas se sitúan al sur de la isla, en un pequeño pueblo perdido entre la naturaleza, que se llama “Hillside” en St Thomas.

Nos fuimos a descubrir la zona y tuvimos que atravesar el rio andando para llegar a las cataratas. Los autóctonos usan el agua como cicatrizante natural.

Desde la cima de la catarra, la sensación es increíble! Hay que tener algo de cuidado con las rocas deslizantes. Si tuviera que darte algún truco: haz caso siempre a la gente local, ellos conocen su entorno.

2- Las cascadas Reach

Estas cascadas fueron descubiertas por los esclavos de las plantaciones en la vecina parroquia de Santo Tomás, que buscaron refugio en las colinas de las montañas John Crow. Y es sin duda un lugar súper relajante perdido entre un bosque virgen con una flora impresionante.

El guía intentó ir hasta lo más alto de la cascada y todos los que estábamos en nuestro grupo, acabamos en una increíble cueva, donde había una pequeña cascada dentro de esta.

3- Las cataratas Fishdone

Están situadas en una plantación de café cerca de Buff day, rodeadas de selva tropical, aunque para llegar a ellas nos pegamos una dura caminata, pero sin duda merece la pena lo que andas hasta llegar a ellas.

La propiedad consiste en cataratas, jardines y un pequeño museo cuyo propietario es Maroon Colonel Lumsden. Lo que más me gustó fue el museo ya que te explican con todo tipo de detalles toda la historia sobre Maroon y sus tradiciones. Cerca del museo está el Asafu yard, donde los Maroon se reúnen para las fiestas.

¡Las cascadas son tan espectaculares como en el resto de la isla y son, sin lugar a duda, sitios espectaculares que tienes que visitar si vas a Jamaica!

 

 

 

Comments

comments

Esta entrada también está disponible en español