En mis viajes por el mundo, una de las cosas con las que más disfruto es cuando descubro playas y calas ocultas, vírgenes, alejadas del turismo convencional y a las que parece que la mano del hombre no ha llegado todavía. No hay nada como pasear por finas arenas blancas sin huellas para sentirte como uno de esos antiguos exploradores, para sentir la adrenalina de la aventura corriendo por tus venas.

Hoy quiero compartir con vosotros algunas de esas playas secretas que he descubierto en mis viajes (no todas, por supuesto, siempre hay un pedacito de mundo que prefiero guardarme para mí solo). Algunas tuve que viajar muy lejos para dar con ellas, otras estaban aquí a la vuelta de la esquina, y esas son las que más me gustó descubrir. ¡No hay nada como sentirte un explorador en tu propia casa!

Lo que nos demuestra, una vez más, que no importa lo mucho que hayas viajado o los rincones del planeta que conozcas… ¡El mundo nunca dejará de sorprenderte!

  • Pangani (Tanzania)

Cuando oímos Tanzania, a todos nos viene a la mente el imponente Kilimanjaro con sus cumbres nevadas, las legendarias sabanas del Serengeti y del Ngorongoro o las playas nacaradas de la preciosa isla de Zanzíbar.

Tanzania 2

Lo que nadie sabe, a no ser que hayas vivido en el país, es que no hace falta viajar hasta Zanzíbar para encontrar el paraíso: en la misma costa este tanzana hay un lugar que te quitará el sentido. Se llama Pangani, es una pequeña ciudad costera que, en mi opinión, esconde las mejores (y más vacías) playas de Tanzania. El turismo extranjero apenas llega hasta aquí, es un lugar para el turista local que encima está vacío durante la mayor parte del año.

La mejor opción para una experiencia 100% local y paradisíaca.

  • Lime Cay (Jamaica)

La mayoría de las playas en Jamaica son privadas así que los turistas suelen quedarse en las que están dentro de sus respectivos hoteles. Pero a mí me gusta mucho investigar y explorar, ya sabéis, así que en mi última visita pregunté en el Grand Palladium Jamaica Resort & Spa, el hotel en el que me alojé, qué playa me recomendaban ir a visitar.

Su respuesta fue clara: Lime Cay. ¡Y no se equivocaba! Desde el mismo hotel me organizaron la excursión a través de la agencia de viajes que tienen allí.

02. Jamaica

Cuando llegué no me podía creer lo que veían mis ojos. En realidad, Lime Cay es una pequeña isla a unos pocos minutos en barco de Kingston, la capital del país, y está compuesta por una alargada lengua de arena y frondosa vegetación. Te recomiendo visitarla durante el fin de semana, cuando los locales van a desconectar entre cervezas y comida y la energía caribeña inunda la islita.

  • Ras Mohammad (Egipto)

Egipto es uno de mis países favoritos por las maravillas naturales que descubrí allí. Además, es un lugar donde puedes encontrar muchas playas desiertas en las que descansar o bucear sin aglomeraciones.

Las playas del Parque Natural de Rasmohmet son, sin duda, las mejores. Es una reserva marina que se creó en el año 83 para proteger la fauna y la flora (marítima y terrestre) de esta parte del mundo, y cuyo paisaje contrasta con el del árido desierto que nos imaginamos reina en todo el país. Es un lugar mágico que te enamora desde la primera vez que lo ves.

shutterstock_544351471

Hay muchísimas marismas, manglares y arrecifes de coral que dejarán sin habla a los amantes del buceo y de la vida marina: más de 1.200 especies de peces y 220 de corales han sido catalogados en esta zona.

  • Bahía do Tonel (Portugal)

La zona que más me gusta de Portugal es el Parque Natural do Sudoeste Alentejano e Costa Vicentina. A pesar de estar pegado al archiconocido Algarve, nada tiene que ver con este, su paisaje es mucho más salvaje y pasa desapercibido a ojos del turista.  

Concretamente en el pequeño pueblo de Zambujeira do Mar encontré esta increíble playa que me dejó boquiabierto desde el primer momento. Se trata de un trozo de arena de no más de 30 metros custodiada por unos acantilados de vértigo.

04. Portugal

Nada tendría de especial si no fuera porque es la más inaccesible que he visto nunca. La única forma de llegar a ella (o salir de ella) es bajando a lo Tarzán por una cuerda atada al acantilado. ¡Solo apta para valientes! Por eso siempre te la encontrarás vacía.

  • Atlantis (Ibiza)

Pues si, amigos, todavía quedan algunos lugares ocultos en Ibiza. Este en concreto es uno de los secretos mejor guardados de la isla y, sinceramente, uno de los lugares más mágicos y especiales que me he encontrado.

Se trata de una piscina natural formada en una antigua cantera de piedra. A su alrededor todo son figuras talladas, budas y dioses hindús y escalones y pliegues de piedra por los que se filtra las cristalinas aguas de Ibiza.

05. Ibiza

Nadie llega a Atlantis por casualidad. Tienes que buscarla a conciencia por la Reserva Natural de Cala d’Hort o tener algún amigo ibicenco que quiera compartir contigo este tesoro. Podéis alojaros en el mismo hotel en el que suelo quedarme yo, Sa Talaia. Y si llegas a Atlantis, por favor, cuéntamelo :)

Comments

comments

Esta entrada también está disponible en español